agosto 16, 2017

La Comisión Salvemos al Tren de Lobos declara.

Estar en ESTADO DE ALERTA Y SESIÓN PERMANENTE, debido al decreto presidencial que le da la potestad al Ministro de Trasporte Guillermo Dietrich para poder clausurar ramales en forma definitiva y proceder al levantamiento de vías e instalaciones ferroviarias.
Vemos esto como un grave retroceso para el país que en estos tiempos no lleva su producción, sus pasajeros en todo el país por ferrocarril como si pasa en el resto del mundo, un país que solo concentra su trasporte solo por carretera, está condenado a altos costos de fletes, como también a mayor contaminación, mayor cantidad de accidentes mortales en rutas, mayores pérdidas económicas para las pequeñas y medianas empresas, economías regionales sin poder salir adelante.
Estamos nuevamente presenciando un claro avasallamiento sobre el ferrocarril, tildándolo de poco eficiente solo preocupándose por las pocas líneas urbanas que circundan la Ciudad de Buenos Aires, en ningún momento se habla o se trabaja desde el ejecutivo nacional y provincial en poder para poder restablecer servicios de carga y de pasajeros en todo el país.
La Comisión Salvemos al Tren Lobos volverá a dar pelea como siempre lo ha hecho para defender no solo nuestro ramal si no todo el servicio ferroviario en nuestro país, no permitiremos que otros intereses ajenos al progreso del pueblo dejen sin servicio o sin la posibilidad de tener servicios a quienes más lo necesitan.

Comisión Salvemos al Tren – Lobos

Leo Dure (Ferroviario) / Miguel Messina (Usuario) 

enero 05, 2017

Con vías intransitables, el tren a Mar del Plata pasaría otro verano parado

Los maquinistas dicen que varios tramos están en un nivel de riesgo de accidente nunca antes alcanzado. El Gobierno sigue sin ponerle fecha a la vuelta del servicio.

Fuente y Fotos: Clarín


Había gran expectativa de que "el marplatense”, el tren que va de Buenos Aires a La Feliz y lleva 16 meses parado, volviera a rodar para el inicio de esta temporada. El regreso se había anunciado para diciembre. Pero el ramal resultó estar en peor estado de lo que se pensaba. Los maquinistas ahora alertaron que más de la mitad de las vías siguen "intransitables" y el Gobierno aún no se anima a confirmar cuándo se reanudará el servicio.
La conclusión parece clara: por segundo verano seguido, el medio más barato para llegar a Mar del Plata seguiría vedado para los más de 20.000 turistas que lo usaban cada mes. Y la gente deberá seguir usando los ómnibus, cuyas tarifas no bajan de $ 550, más del doble de lo que valía la opción ferroviaria.
A fin de año, en un comunicado, trabajadores del ramal agrupados en la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles advirtieron que “los recientes informes técnicos son contundentes al señalar la intransitabilidad” de las vías". Afirmaron a su vez que el servicio, en caso de reanudarse, funcionaría con "riesgo de accidentes a un nivel nunca antes alcanzado", poniendo en peligro la vida de los pasajeros.
Según precisaron, hay 204,5 kilómetros de vías -cerca de la mitad- que "en su estado actual no pueden ser utilizados". ¿Por qué? Durmientes rotos, dañados o en falsa escuadra y mal funcionamiento de señales son algunas de las causas, así como rieles rotos, defectuosos, desnivelados y desalineados. También dijeron que falta visibilidad en pasos a nivel, que escasean carteles de indicación y que hay puentes "reparados precariamente, apuntalados con durmientes".
Según los delegados, los problemas se dan incluso en áreas donde hace muy poco se habían realizado obras. El caso emblemático es que 14.410 durmientes de hormigón prensado comprados por el gobierno anterior, en 2014 y 2015, ya están "fisurados", lo que dejó esos tramos "reparados" peor que antes.
El servicio, que une la terminal porteña de Constitución con Mar del Plata, dejó de rodar en agosto de 2015, tras varios descarrilamientos y problemas técnicos. A mediados del año pasado, el gobierno bonaerense le cedió a la Nación el ramal.
El 20 de noviembre, el Ministerio de Transporte empezó las pruebas técnicas para chequear las condiciones del tendido. Fue con la promesa, en boca del titular de la cartera, Guillermo Dietrich, de que "el tren finalmente volverá a funcionar en diciembre".
Pero todo se fue retrasando y ahora, ante la consulta de Clarín, en Transporte no se animaron a confirmar que el ramal pueda ser reactivado este verano. "Se están haciendo pruebas para certificar la calidad y la seguridad del servicio", se limitaron a decir.
Lo que sí aseguran, contra la posición gremial, es que la vía está "transitable de manera segura". "El tren puede circular -indicaron-, aunque por el estado de la infraestructura, en algunos tramos debe hacerlo a velocidades precautorias. Es decir, a bajas velocidades, que en algunos tramos no superan los 12 km/h."
En cuanto los durmientes fallados, afirman que se inició un plan para reemplazarlos totalmente. Y destacan que hasta ahora llevan invertidos $ 1.300 millones para renovar más de 200 kilómetros de vías y hacer obras como la construcción de un nuevo puente sobre el Río Salado.

Con nueve vagones, la formación que hace el recorrido tiene capacidad para 560 pasajeros y es prácticamente nueva: se había traído de China y llegó a usarse poco más de cinco meses. Pero muchas vías siguen obsoletas. Por eso, en cuando al fin se reactive el servicio, el recorrido podrá demorar poco menos de siete horas.